Espacios vacíos

ImagenDe camino a casa recordé que nadie me espera. Entonces decidí retrasar el regreso. Y pasaron las horas detrás del tibio café, a través de los desconocidos rostros merodeando por la avenida.

Descubrí que las calles ya no se asoman para verme tararear los acordes sepultados en mi bolso. Ahora se entumecen, flaquean a cada paso que doy. Ni siquiera reconocen mis huellas adjuntas a las añejas aceras.

Al llegar a casa: el silencio como otro cualquiera, presto a herirme con solo tocarme, a helarme de un sorbo, decidido a enfrentarme en busca de motivos, convencido de la derrota de las palabras, porque entre paredes la razón se anula.

No por pesimista me escondo tras el pasillo. Se me antoja una tarde de nubes negras con aguacero de domingo sereno. Disfruto cada gota que estremece mi cama, cada reclamo de las antiguas tejas, cada susurro que golpea mi súbito.

Para cuando la noche me sorprende, anhelo tachar cuadrículas en el calendario junto a la puerta, anexarme a las páginas de un viejo libro, acariciar el olor de un cálido té de limón y recostarme al regazo de mi confidente almohada.

Casi por azar despierto y trato de no olvidar por qué existo. Entonces suena el reloj y una que otra alarma me pone al día con la vida.

De nuevo agitada voy a su encuentro, con la esperanza de hallar una razón, con la supuesta dicha de satisfacer mi sed, con la certeza de sellar este anonimato.

Y ahí está como de costumbre, quejumbroso y desafiante, airoso y cruel, pero una vez más decidido a acompañarme en este episodio, sin pedir explicaciones, sin justificar horarios, sin más que su presencia trastocada en espacios vacíos.

Fachada para la tristeza, amuleto de las dudas, refugio para la soledad. Simplemente silencio…

About lisabellsanchez

Joven periodista camagüeyana que comparte el oficio con las bondades del papel en blanco. Adicta al cine y melómana de espíritu. Aficionada a la creación y a la gracia de la literatura. Peregrina por condición y por límites del kilometraje.
This entry was posted in Encuentros. Bookmark the permalink.

4 Responses to Espacios vacíos

  1. Linda me gustó mucho , pero pareces demasiado triste. Mantente escribiendo , tienes talento bella.

  2. ralexdelpino says:

    Bienvenida a WordPress Liz, también me encantó tu crónica, aunque es verdad que está un tanto melancólica, parece que eso es algo que nos golpea por estos días. Vamos, ánimo, sigue regalándonos letras como estas…

  3. Gracias a los dos, el ánimo va saliendo de amigos como ustedes. Besos.

  4. Pingback: Espacios vacíos | Blogalidad Camagüey

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s